Employer branding: reto y oportunidad para pequeñas y grandes empresas

Hacer de una empresa un lugar ‘deseado’ para trabajar es esencial para atraer y retener talento en ella. Seguro que a muchos de vosotros se os ha venido a la cabeza la imagen de las oficinas de Google… ¡Obvio! Con este ejemplo es fácil entender que la construcción de una imagen de marca como empleador haya pasado a la agenda diaria de los departamentos de recursos humanos. Si las compañías no escatiman esfuerzos para llegar a los consumidores, ¿por qué no hacer lo mismo para captar el talento laboral?

¿Qué es el employer branding?

El término employer branding surgió en la década de los 60 en Estados Unidos, aunque no ha sido hasta este siglo cuando su importancia se ha asentado con firmeza en el sector empresarial. Intentando definir el concepto, el employer branding es la imagen que transmite una empresa como marca empleadora o lugar de trabajo. Puede aplicarse tanto hacia los futuros trabajadores como a los empleados actuales de la compañía, por lo que su objetivo es la captación y la retención del talento.

En la sociedad actual, cada vez más centrada en el aspecto humano, la gestión de recursos humanos es más importante que nunca. Para superar a la competencia ya no es suficiente invertir solo en marketing, hay que hacerlo también en el personal que trabaja día a día en la empresa.

El employer branding se enfoca en el largo plazo para gestionar el conocimiento y las percepciones de los trabajadores, los futuros trabajadores, atraer talento y las partes interesadas. Perfila la identidad de la empresa y la presenta al mundo exterior como un entorno óptimo y deseable  para trabajar.

¿Cuáles son los beneficios de trabajar el employer branding?

Desarrollar una marca empleadora fuerte es una inversión a largo plazo con varios beneficios. Principalmente genera múltiples efectos positivos en las tres principales áreas del departamento de recursos humanos: reclutamiento, retención y compromiso. Vamos a analizarlas:

1. Reclutamiento: una buena estrategia de recursos humanos, cuidando la marca de la empresa, hace que el proceso de selección sea más eficaz (reduciendo costes) y que los nuevos colaboradores sean mejores, influyendo en su productividad.

2. Retención: otro efecto es que los empleados que experimentan una alta satisfacción laboral, por estar en una empresa con un elevado nivel de employer branding, ya no acepten o busquen otras oportunidades laborales. Por lo tanto, al tener menos procesos de reclutamiento, también se reducen los costes. Además, una mayor satisfacción personal implica una mejor productividad.

3. Compromiso: un buen employer branding mejorará la motivación y la participación de los empleados. Los trabajadores se convertirán en verdaderos embajadores de la marca y ellos mismos “venderán” y recomendarán la compañía con su consecuente retorno económico y en productividad.

Es la estrategia perfecta de gestión de recursos humanos, tanto para grandes empresas como para pymes. Emplear la marca es, por lo tanto, una estrategia de recursos humanos posible para todas las empresas, independientemente de su forma y tamaño.

Las pymes pueden ofrecer muchos beneficios a los trabajadores en comparación con las grandes empresas. Con la tendencia a la reestructuración de las grandes empresas, las pequeñas empresas son más fiables y pueden ofrecer una mejor seguridad en el empleo.

 

¿Cómo construir una imagen de marca empleadora positiva con la ayuda de tus trabajadores?

Sabemos que el éxito del employer branding depende de la satisfacción de los trabajadores de la empresa. Como hemos explicado anteriormente, los empleados satisfechos se convertirán en influencers de la marca, difundiendo la imagen positiva de la empresa. Esto se puede lograr esforzándose por mejorar las condiciones de trabajo y asegurándose de que la visión de la empresa se corresponde con la de los empleados. Además, es interesante:

– Invertir en los trabajadores ofreciéndoles oportunidades de crecimiento y formación.

– Involucrar al personal en la empresa, asegurando que haya un buen ambiente y que los empleados muestren solidaridad.

– Cuidar la comunicación interna.

– Compartir externamente las distintas experiencias y actividades empresariales a través de las redes sociales corporativas. Herramientas como Social Reacher pueden ayudarte a implementar una correcta estrategia de employer branding de una manera rápida y sencilla.

Hoy en día, la mayoría de las empresas consultan en línea sobre un candidato antes de incluir su CV en un proceso de selección. Si la información no es suficiente o sí lo es pero es considerada como negativa, no se propondrá para el puesto. Por lo tanto la presencia online de un candidato tiene un gran impacto en la imagen de un empleador. De ahí la importancia de utilizar múltiples canales para difundir una imagen positiva de la empresa.

En resumen, el uso del employer branding genera una buena imagen de marca y crea un gran retorno de la inversión realizada. Si necesitas más información al respecto, o te gustaría que te ayudáramos a estudiar y definir una correcta estrategia de employer branding en tu empresa, no dudes en escribirnos.

Leave a Reply