La gestión del talento en tiempos del Covid-19

En todas las crisis globales, ya sean económicas o sanitarias –como es ésta última–, se producen dos hechos antagónicos. Por un lado, se destruye empleo a un ritmo elevadísimo y, por otro, se incrementa la necesidad de mantener motivado y gestionar de manera efectiva al mejor talento.

A esta tremenda realidad que nos golpea se une un tercer factor no menos crítico. Nos encontramos en medio de un proceso de transformación posindustrial: la digital. Lo que se suma a la dificultad de muchos profesionales para hacerse un hueco en el nuevo mercado laboral.

Estos ingredientes nos llevan a una reflexión profunda sobre la gestión del talento en la era del Covid-19 y en todo lo que vendrá después que, en nuestra opinión, gira en torno a tres ejes fundamentales:

1.- Rapidez en la adaptación a los nuevos conocimientos y competencias digitales o reskilling, algo de lo que os hablábamos en el blog hace poco.

2.- Necesidad de democratización en la gestión global del talento. No sólo de unos pocos, sino de todos los profesionales de una organización, ya sean internos o externos. Esto hace que la gestión de los datos y el uso del machine learning en su gestión sean un deber.

3.- La necesidad de abrir la puerta a la autogestión. Es necesario implicar a los profesionales en su gestión y desarrollo, mediante la obtención de datos objetivos y la inteligencia de los sistemas de información para casar dichos requerimientos con los intereses y motivaciones de los profesionales.

El frenazo de la economía a nivel global afectará a unas compañías más que a otras. Aquellas que sean capaces de tomar decisiones acertadas de forma rápida llevarán la delantera en un mercado donde otras muchas compañías van a desaparecer. En este proceso de toma de decisiones se van a ver afectadas todas las áreas de una compañía, desde marketing a operaciones, pasando por supuesto por recursos humanos. De todas ellas se esperan decisiones rápidas y acertadas. La clave es cómo tomar decisiones sobre el talento en tiempo real. Y la respuesta no hay que buscarla más allá de los datos.

La mayor parte de las compañías no cuentan con una foto clara de los conocimientos, competencias y desempeño de las personas de su compañía, o no cuentan con sistemas integrados que les permitan procesar esta información de forma inteligente. Tanto en un caso como en otro, es imposible tomar decisiones objetivas basadas en datos que permitan hacer predicciones del rendimiento de los equipos.

Muchas compañías no cuentan con una foto clara de los conocimientos, competencias y el desempeño de las personas que forman parte de ella, o no cuentan con sistemas integrados que les permitan procesar esa información de forma inteligente. En ambos casos, es imposible tomar decisiones objetivas basadas en datos que permitan hacer predicciones del rendimiento de los equipos.

Es justo en este momento cuando realizar estas predicciones es clave. Cuando la eficiencia es la diferencia entre mantener o no una compañía o una línea de negocio, es fundamental responder a preguntas como ¿qué probabilidad tengo de alcanzar un rendimiento de un 80 por ciento con un equipo concreto de personas? o ¿qué conocimientos o habilidades necesitan las personas para mantener una actividad de como mínimo un 70 por ciento en determinada área? Estas preguntas deben ser respondidas de forma ágil y con datos permanentemente actualizados. De otra forma podríamos tomar muy buenas decisiones sobre la realidad de hace tres meses, que con seguridad es diferente a la realidad de hoy.

¿Qué nos aportan realmente las metodologías de gestión de talento?

El objetivo de las metodologías de gestión y evaluación del talento, o Talent Assessment como nos gusta llamarlo en The Key Talent, es precisamente ayudar a las empresas a tomar decisiones basadas en datos objetivos sobre el talento que necesitan en cada momento. Estas metodologías son sencillas de aplicar y cuentan con la misma base estadística sobre la que se apoyan los departamentos de marketing o finanzas para realizar predicciones de ventas o evolución financiera. Son técnicas que están al alcance de cualquier empresa y que tan solo necesitan de una cosa: datos sobre el talento.

Es por ello que estas metodologías permiten democratizar el talento en todas las capas de la organización. De hecho, cuanto mayor sea el volumen de datos a procesar más fiables y precisas van a ser las conclusiones. Por tanto, cuanto mejor midamos el talento (entendido como conocimientos, desempeño o competencias de todas las personas de la organización) mejores serán las decisiones que podamos tomar utilizando estas metodologías.

Pero la forma en la que medimos el talento va a cambiar y debemos acostumbrarnos a trabajar con técnicas alternativas a la típica entrevista personal. Para ello, en The Key Talent hemos creado herramientas objetivas como Shapes, Building Mia o Around The World, que aportan información fiable sobre las fortalezas y oportunidades de desarrollo de cada persona de nuestro equipo.

Building MIA

Por supuesto, la valoración del manager sobre los conocimientos, habilidades y competencias de cada persona de su equipo es también una información valiosa que, en la actualidad, recogemos con plataformas de assessment remoto como las de AON Assessment Solutions donde además, podemos dotar a estos managers de una guía de valoración clara y homogénea.

La consecución de objetivos es probablemente una de las fuentes de información más relevantes a la hora de desarrollar algoritmos de gestión del talento. Las metodologías de gestión del talento permiten combinar esta información para identificar las variables clave de talento y estimar su impacto en la cuenta de resultados de cada organización.

La tecnología, el mejor aliado en este proceso de toma de decisiones.

Y es que las nuevas técnicas de inteligencia artificial permiten realizar un procesamiento más eficiente realizando un análisis iterativo de los datos. Estas metodologías analizan cómo las variables clave sobre el talento cambian en tiempo real para saber que estamos tomando las decisiones adecuadas en cada momento.

De hecho, ya existen plataformas tecnológicas –como Panorama que permiten medir el talento, unificar la información y valorar el grado de ajuste de cada persona de forma inteligente en función de las necesidades de un puesto o una compañía en un momento concreto.

Está en nuestra mano, como profesionales de Recursos Humanos, tomar la iniciativa para responder a los retos fundamentales del negocio utilizando el lenguaje del negocio que, como hemos mencionado ya, no es otro que el de los datos.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea.