De Headhunting a Nethunting

No es una novedad decir que las innovaciones tecnológicas y la aparición de las redes sociales han revolucionado el ámbito del hunting en recursos humanos. Y con este planteamiento uan pregunta que siempre se plantea: ¿qué valor aporta un Headhunter (y sólo un Headhunter) en la captación de los escasos perfiles digitales?

Lo primero es olvidarse de las especializaciones sectoriales. La digitalización de las compañías ha generado un nuevo grupo de profesionales cuyos conocimientos y perfiles son infinitamente transversales. Este cambio hace mucho más relevante la acción del hunter ya que la búsqueda de empleo y la vieja práctica de ir a buscar candidatos a la competencia, carece de sentido.

Esto se traduce en una profunda transformación de la práctica, la figura del Headhunter se convierte en Nethunter, profundos conocedores de los proyectos de transformación que se están llevando a cabo en el mercado, lo que deriva en la creación de comunidades de profesionales que comparten actividad, inquietudes y necesidades.

Por esto, la clave de los Nethunters es precisamente la gestión de esas comunidades, convirtiéndose en influencers de estos perfiles digitales lo que les facilita la búsqueda, el contacto y la participación constante con posibles candidatos que buscan trabajo.

La forma de realizar la fase de research también ha sufrido una importante transformación. Además del fantástico LinkendIn que nos ayuda muchísimo, hemos empezado a manejar herramientas más propias del entorno de marketing y social media, que nos ayudan a localizar las conversaciones que se mantienen en las redes sociales y las comunidades especificas a través de la monitorización de palabras clave. Este tipo de acciones mejoran la experiencia agilizando el proceso y siendo infinitamente más eficaz en la identificación y captación de profesionales clave.

Por otra parte, ha sido necesario mejorar la experiencia de los candidatos, el nuevo entorno digital y la idiosincrasia natural de los perfiles digitales requiere que seamos innovadores y “divertidos” a la hora de llevar a cabo un proceso de selección. Para conseguirlo, incluimos en nuestros proyectos elementos gamificados con los que cubrimos dos fases clave del proceso: la viralización del mismo y la evaluación competencial de los candidatos.

Incluir elementos de Inteligencia Artificial en los procesos, a través de algoritmos que agilicen el análisis del encaje puesto-persona y propicien el perfecto match, es otro de los elementos disruptivos que vienen de la mano de la transformación digital que ha dado como fruto a los Nethunters. Este tipo de “robots” nos ayudan inmensamente a ser mucho más eficaces en los procesos optimizando notablemente el ratio de satisfacción tanto de clientes como de candidatos.

Como respuesta a esa eterna pregunta, podemos extraer que el valor que aportan los nuevos Headhunters es la agilidad y eficacia en los procesos así como el conocimiento global del entorno digital que le aporta a sus clientes, lo que deriva en convertirles en partners a la hora de desarrollar sus procesos de transformación digital ya que pueden apoyarles aportando una visión completa en cuanto a estrategias y palancas de transformación digital.

Leave a Reply