Las claves del Reskilling Digital

En los últimos meses no dejamos de encontrar compañías embarcadas en proyectos de Reskilling. La trasformación digital está haciendo que los puestos de trabajo evolucionen rápidamente y las personas deben adquirir nuevos conocimientos y habilidades para desarrollase con éxito. Las ventajas de estos proyectos son obvias. Nos encontramos en una situación cambiante y flexible donde los puestos evolucionan tan rápido como el entorno, y es clave identificar los conocimientos y las habilidades de las personas para hacerlas evolucionar en la misma dirección o reubicar a las personas en función de su ajuste a los puestos críticos.

¿Qué es el Reskilling digital?

En nuestro último post ya hablábamos de Reskilling como uno de los principales retos de transformación digital  a los que nos enfrentamos actualmente. Ahondando en el concepto, Reskilling no es más que el reciclaje profesional al que los empleados tienen que enfrentarse como consecuencia de la digitalización de las empresas. Un fenómeno que hace inevitable que un trabajador adquiera competencias tecnológicas para desempeñar de forma correcta su trabajo, siempre teniendo en cuenta los agentes tecnológicos que se hayan participado en el proceso.

Los proyectos de Reskilling permiten evolucionar el talento de las personas en la dirección que necesita el negocio y asegurar que el talento clave ocupa las posiciones clave.

Sin embargo, este tipo de proyectos conllevan un importante esfuerzo para identificar las competencias y conocimientos necesarios dentro de la organización. Este análisis es ya un proyecto en sí mismo donde será necesario invertir recursos. El producto final debería ser un listado detallado de competencias y conocimientos clave en cada uno de los puestos (o familias de puestos) de la organización. Este listado de competencias, especialmente si hacemos referencia a los conocimientos, puede llegar a ser muy amplio, con modelos que superen las 100 habilidades y conocimientos.

Y la realidad es que este trabajo, en sí mismo, no sirve de nada. Es útil únicamente en la medida en que podamos evaluar y desarrollar en las personas las habilidades y conocimientos extraídos del análisis. Y es aquí donde la tecnología es clave.

¿Es rentable invertir en un proyecto de Reskilling?

Es imposible, o al menos altamente ineficiente, intentar gestionar modelos tan amplios con Excel… Esta gestión debe conllevar una evaluación donde podremos utilizar pruebas objetivas y la valoración del manager directo para generar resultados automatizados que enlacen con contenido o acciones de desarrollo.

Éste es el objetivo de plataformas digitales como Panorama que buscan automatizar y optimizar procesos de gestión del talento. Sin este tipo de plataformas, la rentabilidad de un proyecto de Reskilling se puede ver comprometida porque sus ventajas se ven penalizadas por el tiempo y la dedicación requeridos para garantizar su éxito.

Es difícil concebir un proyecto de Reskilling realmente útil que no sea digital. Por ello, la tecnología debe tenerse en cuenta como un factor clave en este tipo de y debe ser valorada de forma específica.

Nota: Artículo escrito por David Martinez, Director del área de Desarrollo de Negocio en The Key Talent.